fbpx

Las presencias, fantasmas de los muertos

Hablemos de los Fantasmas. La expresión parapsicológica “impregnación” fantasmal energética actuara como un sinónimo de grabación energética. ¿Donde? En algún lugar del Espacio-Tiempo ocupando un lugar simultáneamente ocupado por una estructura física visible.

El “fantasma” ocupara el mismo espacio que una pared, una puerta, un objeto o una persona. Esa energía puede permanecer grabada desde nuestra parcial forma de observarla como quieta o en movimiento.

Eso quiere decir que al cabo de un tiempo una persona médium, vidente o sensitiva que sea capaz de “sintonizar” la información que ha quedado allí registrada puede lograr decodificar y traducir sensorialmente consciente o inconscientemente la información energética acumulada en suspensión. Es capaz de percibir lo que muchas personas creen que es un FANTASMA o ESPECTRO.

Esta traducción sensorial crea una visión espectral, táctil, visual, auditivo, olfativo o sonora, aunque los más conocidos por el gran público son los episodios de presencias aparentemente visuales. Pero hace falta ser médium para percibirlo, podemos estar dos personas en una misma estancia, y una poder percibir al fantasma y la otra no.

Podemos visitar una antigua mansión abandonada, un castillo con fama de estar embrujado o algún caserón “maldito” con historias de avistamientos espectrales a determinadas horas de la medianoche. Entonces puede suceder que avistemos la figura fantasmal a la hora convenida.

Puede que sea una figura de fantasma casi traslucida sin piernas ni pies que flota con mirada perdida repitiendo un episodio de su vida física anterior, incluso podría pasar a través nuestro como si nos ignorase continuando en silencio su eterno recorrido ¿Por qué?

Elena nos cuenta su experiencia en un popular castillo embrujado de Catalunya. “El espectro paso a través mío como si yo no existiera, miraba fijamente a un punto determinado y siguió hasta a el hasta que desapareció por completo. Me lleve un susto de muerte”

Elena podía haberse evitado ese “susto” porque nadie iba a poder hacerle daño, para ser exactos, la expresión es correcta, no había “nadie”, ni física ni espiritualmente, solo una grabación del pasado. Y con una grabación la comunicación no tiene ningún sentido.

Es como si estamos disfrutando de un buen film de nuestro actor o actriz favorita aunque en este caso este es un fantasma. La imagen que aparece en la pantalla puede tener gran nitidez, podemos percibir colores, texturas o movimientos…. Pero finalmente, por muy real que sea la película que estamos percibiendo será –al fin y al cabo-, exclusivamente eso, una película. No podemos comunicarnos verbalmente con la imagen del actor porque el no podrá contestarnos, solo es una copia muy bien hecha, sin inteligencia, pensamientos ni consciencia, que llega hasta nosotros da través de la ondas.

El fantasma por impregnación es una “presencia” sensorial que repite un evento una y otra vez de forma mecánica como si se hubiera establecido una grabación de vídeo o dvd con el botón de review o repetición.

El alma en pena, fantasmas de los muertos

El fantasma con el que más se trabaja en muchas sesiones de espiritismo es el fantasma con cuentas pendientes y asuntos inconclusos consigo mismo. Según las teorías de Allan Kardec y de las diferentes asociaciones de espiritistas en todo el mundo, esta entidad si parece tener auto-consciencia del ser hasta cierto punto, pero no ha conseguido todavía resolver sus dudas existenciales.

Estamos refiriéndonos a una entidad desencarnada que se tortura y fustiga cruelmente con asuntos no resueltos en su vida anterior. Puede que, por ejemplo, no acepte su propia muerte y que no quiera reconocer que ha desencarnado. También puede que se sienta culpable por no haber concluido correctamente algún asunto durante su vida humana.

Puede que se sienta atado afectivamente a alguna persona o lugar cuando estaba con vida. Puede que sienta odio o rencor consigo mismo o con alguien de su entorno como humano. Puede que sienta que no merece estar en ninguna parte y que ya no le queda esperanza.

Morimos como vivimos

En definitiva y según las propuestas de las mejores y mas serias sociedades espiritistas, un fantasma se “construye” con algunas de las actitudes no resueltas de un humano mientras continua encarnado en su cuerpo físico. El fantasma es víctima de carencias, obsesiones, sentimientos de culpabilidad, apegos innegociables, miedos o desesperanza.

Exactamente igual que pueda que nos ocurra ahora mismo en alguna de las áreas de nuestra vida a muchas de las personas que ahora estamos leyendo este articulo. Si no cuidamos estas actitudes, es posible que alguno de nosotros pueda convertirse en ser un fiable candidato a fantasma el día de mañana.

Como dejar de ser un Fantasma

El Alma en pena necesita buenos consejos que el comprenda que debe aplicar para poder cambiar su actitud. Debe ser capaz de sentir que esta a tiempo de rectificar, que esta a tiempo de perdonar o ser perdonado. Debe ser capaz de sentir que tiene una segunda oportunidad en la que podrá aprovechar sus errores del pasado y convertirlos en un valioso conocimiento lleno de sabiduría para el futuro.

Este cambio de actitud para que el ser que llamamos fantasma, y que no es mas que una entidad que pide afecto, comprensión, y oportunidad para un cambio, debe proporcionárselo un buen consejero que le haga comprender: El médium. Una vez que el fantasma ha comprendido, ocurre espontáneamente aquello largamente esperado por el, sabe que puede sentirse libre y continuar su camino de evolución, puede seguir su camino en paz creciendo existencialmente hacia otros planos en una forma encarnada o en una forma espiritual.

Ha comprendido que la capacidad de ordenar sus experiencias le permiten ser el mejor maestro, y enseñar a otras entidades a no repetir su mismo error.

Infestación, fantasmas de los vivos

Una casa puede quedar impregnada por las tensiones emotivas generadas por sus habitantes, Las penas y las alegrías, las ilusiones y los desengaños, las pasiones y desesperanzas no resueltas, la euforia desorbitada y los trances agónicos, todas las emociones humanas pueden quedar literalmente “grabados” en ese lugar a través del tiempo ¿Quién no ha tenido alguna vez la sensación al entrar en una casa y notar un ambiente extrañamente “cargado”, o haya notado esa sensación de agobio o malestar sin que aparentemente, haya alguna causa externa que pueda justificar esa sensación? Puede que entremos invitados a cenar en la casa de unos amigos que tienen una actitud dicharachera y amigable con nosotros y que el entorno sea de un excelente buen gusto, pero que al mismo tiempo –sin que haya motivos aparente lógicos por observación n para ello.- sintamos que podría cortarse el ambiente “con un cuchillo” porque sentimos que en la “atmósfera” algo “no esta bien”. ¿Por qué sucede esto?…

Para intentar buscar una explicación inteligente acudiremos a la teoría de la “impregnación” energética que hoy por hoy, es la que nos resulta más sugestiva y útil para explicar este tipo de anécdotas… Propone que todos nosotros, de una manera completamente inconsciente, dejamos algo de nuestro campo energético en el ambiente en el que vivimos y trabajamos, Cuando este proceso es lento y pausado va acumulándose con el paso de los años, cuando en un lugar dejamos grabadas día a día nuestras penas, esperanzas, ilusiones, motivaciones, frustraciones o desencuentros, a esto, en la moderna Parapsicología se le llama “infestación”… Cuando este proceso es rápido, incluso diríamos que violento, aconteciendo de manera súbita y repentina a consecuencia de una gran carga psíquica y emocional, estas mismas tendencias en la investigación parapsicológica lo denominan “impregnación”. Una muerte violenta por asesinato seria un trágico ejemplo de una posible impregnación, o quizás la larga agonía de una enfermedad incurable podría ser otro.

Pero volvamos a la “infestación”, Todos hemos vivido sensaciones que nos demuestran que tenemos la capacidad –en más ocasiones de las que nos gustaría- de poder percibir. A todos nos ha sucedido en alguna ocasión en la vida que nos hemos sentado al lado de alguien en una reunión de trabajo o de familia, y aunque la persona estaba en una postura amigable, hemos sentido una forma de “energía” que nos resultaba violenta y nos repelía de ella. Hemos captado parte de su fantasma también llamado “Aura”.

Tirada de tarot gratis de 5 minutos, promoción de lectura de cartas del tarot

Si quieres saber más sobre magia y esoterismo no dejes de visitar estas páginas:

Llama ahora y resuelve tus dudas al +34 93 655 27 19

Síguenos en las redes sociales

Summary
Fantasmas
Article Name
Fantasmas
Description
Los Fantasmas. La expresión parapsicológica “impregnación” fantasmal energética actuara como un sinónimo de grabación energética.
Author
Publisher Name
Centro Esotérico Rossana
Publisher Logo