fbpx

La existencia como evolución

La existencia como evolución, una gran ola de energía, llena de códigos de luz y que emana desde el centro de la Vía láctea ,está penetrando en los nuevos territorios del espacio que nuestro sistema solar está atravesando actualmente en su viaje por el cosmos.

Esa energía se está introduciendo deliberadamente en nuestro mundo para mejorar y afinar rápidamente la conciencia humana en múltiples niveles de realidad. El cosmos está lleno de vida y civilizaciones avanzadas en cuanto a la conciencia está atribuyendo sus conocimientos y logros por todo el campo de existencia utilizando frecuencias de luz mediante ondas portadoras de información.

Una influencia masiva de radiaciones cósmicas, cada vez más importantes, aporta factores y códigos de soluciones pacíficas y verosímiles para los retos que estamos afrontando a nivel global, revelando a la humanidad una comprensión más amplia del diseño de la existencia. una vez seleccionadas, estos códigos pueden elevar la conciencia humana con el fin que puedan resolver los importantes conflictos que actualmente separan a la humanidad debido a guerras, avaricia y tiranía.

La multiplicación del Caos y de la confusión en la sociedad mundial está estimulando a la humanidad para que despierte y vea un orden superior de valores. Somos más fuertes de lo que creemos y, teniendo esto en mente, debemos permitir que el multiverso nos gratifique con algo extraordinario y más grande de lo que podemos imaginar.

En la rotación sobre el sesgado eje, la Tierra es como una preciosa joya que irradia su brillo en las profundidades del espacio tiempo, las posiciones precisas de la tierra, de la Luna y del Sol permiten que ciclos de eclipses ocurran periódicamente y ejerzan un profundo impacto sobre todo el sistema de la naturaleza.

Los eclipses inician cambios al estimular nuevos niveles de conciencia e interrelación: básicamente, remueven la «cacerola» de la conciencia. el eje oblicuo en relación con la órbita del sol provoca el cambio de las estaciones: cuanto más os alejéis de las zonas de influencia del ecuador, más dramáticamente aumentarán las variaciones en cuanto a las temperaturas y a las horas de luz y oscuridad.

Se sabe que los equinoccios de verano y otoño aportan un antiguo código de equilibrio en la Tierra y todas sus criaturas. Dos veces al año, el Sol se sitúa sobre las zonas del Ecuador creando una distribución equilibrada de la luz del día y de oscuridad, tanto en el hemisferio norte como sur.

este equilibrio aparente entre las horas de luz diurna y la oscuridad funciona como un botón de reset para alinear y actualizar tanto el sistema de la naturaleza como de la humanidad.

Vuestros cuerpos crecen gracias ala luz solar, todo el sistema de la naturaleza funciona gracias a las vibraciones de luz pulsante. La información se distribuye mediante frecuencias de luz, de modo que, cuando las horas de luz diurna disminuyen o aumentan, nuestra conciencia resulta profundamente afectada. Con menor luz, en los meses de otoño e invierno es natural que viajéis hacia dentro para reflexionar y reevaluar el lugar que ocupáis en ese juego de la existencia (que tiene que ver con el manejo de la energía en todos sus aspectos cósmicos) Cuando aumenta la luz os sentís más atraídos por salir fuera de vuestro entorno, para jugar, crear o iniciar cosas.

Cada año, durante la primavera, la naturaleza satisface su promesa de renovación. cuando el campo se despierta de su sueño invernal, también vosotros despertáis. Las células de vuestro cuerpo advierten un aumento de luz y responden empujando suavemente vuestra conciencia para que se estire y alcance la realidad externa, para ponerse en marcha, para manifestarse las ideas sobre las que habéis estado reflexionando durante las lunas más tranquilas de invierno.

Vuestras células saben que un aumento de luz es una oportunidad para crecer y expandir la conciencia. Cada primavera, vuestro cuerpo es estimulado para unirse a las nuevas frecuencias de luz para encontrar y emparejarse con las más intensas e ingresarlas en vuestro almacén celular personal del conocimiento. La conciencia se expande junto a la luz, porque las frecuencias de la luz que penetran en vuestro cuerpo hasta el nivel subatómico están cargadas de símbolos que transmiten información.

El multiverso mantiene contacto con todas las dimensiones y versiones de la realidad gracias a una elegante red de frecuencias electromagnéticas interconectadas. Conforme se alargan las horas de luz diurna, nuestros sentidos se van desarrollando nuevamente y, al igual que las plantas, aprendéis a ajustaros a los cambios de la atmósfera, que incluyen nuevos niveles de sensibilidad con respeto a las radiaciones, del espectro sostenido por la luz. La radiación es energía que se emiten en partículas o en ondas y que se aparte de su fuente.

En el cosmos, la energía emitida por un cuerpo es transmitido mediante la longitud de onda a lo largo del espectro electromagnético a través del espacio para ser absorbidos por otros cuerpo. Desde una perspectiva terrenal, las frecuencias se miden por hercios, es decir, el número de ciclos por segundos que se mueve la energía en la longitud de onda.

Cuanto más alta sea la frecuencia, más corta será la longitud de la onda, formas de onda que tienen frecuencia más altas provocan una fusión, lo que causa que frecuencias más débiles se unan y resuenen con ellas (algo similar a lo que pasa con las vidas que se unen para ascender a un árbol y llegar a la luz)

Las gentes de todas partes se están tornando cada vez más sensibles a los efectos causadas por el aumento de energía procedente de radiantes cósmicas. En este momento, la Tierra supone aprender cómo manejar la energía desde la perspectiva del cuerpo físico.

Aceptar lo creciente toma de conciencia y del despertar espiritual de la humanidad. Aunque existan otras formas de inteligencia cósmica que ofrecen su sabiduría superior pero que podáis navegar por estos tiempos, es vuestra responsabilidad elevaros por encima de la permanente tiranía del miedo y aplicar el poder de vuestra mente consciente para crear la realidad.

Somos una fuerza cósmica que produce su propia forma de radiación gracias a los pensamientos y sentimientos. Al igual que otros ofrecen ayuda al mundo, todo lo aprendido y logrado en la realidad física.

Summary
La existencia como evolución
Article Name
La existencia como evolución
Description
La existencia como evolución. Una gran ola de energía, llena de códigos de luz es llegando al sistema solar tras su viaje por el cosmos.
Author
Publisher Name
Centro Esotérico Rossana
Publisher Logo